Un tesoro para nuestro vivir.

14 mayo 2015

El cuarto día de la sesión internacional comenzó muy temprano ya que fué un día en el que saldríamos a las afueras.

El primer lugar que visitamos fue Bas en Basset, lugar donde nació la madre San Juan Fontbonne. Caminamos a lo largo de la calle llamada "Calle de la Hermana Jeanne Fontbonne", vimos la casa que se cree que fue donde nació y donde ella pasó su infancia, leimos una placa que dice esto y rezamos en la iglesia del pueblo. Esto fue una experiencia maravillosa.

Nos dirigimos posteriormente al centro Internacional San José, en Puy, donde todos fuimos recibidos con fraternidad y allá descubrimos qué es lo que se hace en esta casa. Despés de comer rápidamente, divididos en tres grupos, pudimos conocer la primera cocina de las hermanas de la congregación, caminamos por los caminos que ellas recorrieron.

Muchos del grupo subieron la escalinata de la Catedral de Nuestra Señora de Puy, otras personas fueron a conocer el lugar donde dos hernanas fueron guillotinadas durante la revolución y otras subieron a la Capilla de San Miguel.

De regreso al centro, la hermana Line, miembro del equipo de recibimiento, del centro, nos hizo una presentación sobre los objetivos del centro y los programas que se daban ahí. Después de un día lleno de felicidad, regresamos con entusiasmo, felices de haber vivido una experiencia única de un Dios vivo encontrado el los diversos lugares como un tesoro para nuestro vivir.

En el hotel llamado "Domaine Lyon Saint Joseph" cerca de Lyon, Francia, el 11 de mayo de 2015, se encontraron 40 laicos y 13 hermanas de la Congregación de Hermanas de San José de Lyon. Vino gente de Inglaterra, de Burkina Faso, de Egipto, de los Estados Unidos, de India, de Líbano, de Francia y de México.

Related Articles

Jardín